mediacion, mediacion familiar, resolución de conflictos

La mediación de conflictos

El conflicto es inherente al ser humano. Ninguna sociedad evoluciona si no existe el conflicto que hace cambiar las situaciones.

Presentación:

Web: https://www.mariaaraque.com/contact/

¿Cuándo recurrir a una mediación?

  1. Cuando los sentimientos de las partes son intensos e impiden una solución.
  2. Si la comunicación entre las partes es reducida o tensa y las partes no pueden modificar por sí mismas la situación.
  3. Las percepciones son erróneas, los estereotipos o los conflictos pasados impiden la realización de intercambios productivos.
  4. Las formas de comportarse y las conductas negativas son importantes obstáculos para el acuerdo.
  5. Hay desacuerdos graves acerca de los datos que plantean las partes.
  6. Hay muchas cuestiones en conflicto y hay intereses que parecen incompatibles.
  7. Las partes se muestran reacias a iniciar negociaciones o han llegado a un callejón sin salida que parece insalvable.

La mediación es una vía de resolución de conflictos efectiva y más económica que las vías legales judiciales.

¡Llama al 744 608 062 sin compromiso y te informamos!

mediacion, mediacion familiar, resolución de conflictos

Características y objetivos de la mediación

La dificultad de la mediación consiste en detectar profesionales que sepan guiar a las partes, intervenir en qué momento, con quién y descubrir soluciones que alcancen un compromiso.

caracteristicas-objetivos-mediacion-torremolinos
Características y objetivos de la mediación

Los objetivos de la mediación serían (Taylor, 1988):


1. Reducir la carga emocional negativa como la ansiedad y el resto de efectos negativos del conflicto.
2. Preparar a las partes para tomar decisiones maduras y aceptar las consecuencias.
3. Generar un proyecto de acuerdo o un plan de acción que puedan cumplir.
4. Focalizar en cómo los participantes resolverán el conflicto en lugar de buscar culpables.



Por su parte, las características principales de la mediación son:

  1. La mediación no es una terapia matrimonial o familiar.
  2. No pretende la formación académica o legal de las partes ni tampoco es asesoramiento jurídico o económico
  3. La persona mediadora no toma las decisiones ni las propone. Son los participantes los que proponen, exponen y negocian las metas que persiguen.
  4. El mediador o mediadora guía hacia la solución, ayuda a las partes a mejorar la comunicación, fomenta la educación y el control de las partes del conflicto.
  5. No asume el protagonismo sino que encauza las conversaciones, detecta los objetivos e intereses de las partes y evita tomar partido.
  6. La mediación es objetiva, secreta y voluntaria. Las conversaciones con la persona mediadora son confidenciales y no pueden ser utilizadas en litigios o procesos legales de ningún tipo.